La toxicidad en los esports

Twitter
Facebook

Cuando se habla de toxicidad, es en referencia al comportamiento de un jugador respecto al racismo, la homofobia, el sexismo, etc. La toxicidad en los esports es uno de los puntos negativos con los que convive esta industria y que, combate día tras día.

El impacto de la toxicidad en los esports

Este tipo de comportamientos son perjudiciales para las marcas y genera rechazo a los patrocinadores. Estos no quieren que su reputación, imagen y marca se asocien a comportamientos y pensamientos nocivos. Cuando un jugador profesional es tóxico, debe disculparse y en consecuencia, obliga al equipo a emitir un comunicado sobre su comportamiento, generando una reputación negativa el jugador y en consecuencia para el club.

A lo largo de los años, hemos podido ver como el papel de los patrocinadores es vital para los equipos de esports. Así que, cualquier asunto que pueda poner en peligro o dificultar la obtención y permanencia de sponsors, es una gran carga.

Además, ningún fan quiere apoyar a alguien que tiene la costumbre de faltar el respeto y ser desagradable con los demás. Los fans de los esports tienen un gran peso en cuanto a opinión pública respecta. Jugadores que aspiraban a lo más alto en sus respectivas disciplinas, han visto como sus carreras se desvanecían debido a este tipo de comportamientos.

Contratar jugadores mal vistos por la afición debido a su toxicidad, puede dar lugar a situaciones negativas para el club. Algo que sucedió en su día, cuando Fnatic fichó a Caps, el equipo tuvo que emitir un comunicado sobre el comportamiento del jugador en el pasado y lo que se esperaba a partir de ahora de él.

Estos comportamientos tienen consecuencias negativas en los equipos

En toda relación las primeras impresiones importan. Si los compañeros de equipo ven a un jugador desagradable y tóxico, el equipo comenzará a generar un ambiente negativo. El ambiente del equipo es muy importante. Los jugadores conviven durante muchas horas juntos, así que, el entorno debe de ser lo más positivo y sano posible.

Si bien los jugadores tienen la obligación de ser profesionales y dejar de lado sus opiniones personales, una personalidad tóxica puede crear problemas importantes, causando daños muy graves al equipo. Ser bueno en el juego no es suficiente, también debes ser un buen compañero de equipo.

Muchos jugadores son tóxicos porque son muy competitivos y están altamente motivados para ganar, lo es todo para ellos. Pero se puede ser impulsivo y competitivo sin cruzar la línea del respeto. Hay una gran diferencia entre ser competitivo e impulsivo, y negativo y tóxico. El primero puede ser controlado, el segundo terminará por destruir el equipo. Hay muchos casos donde el impacto de un jugador tóxico acabó con la moral y el buen hacer del equipo.

Cómo combatir la toxicidad en los esports

Hoy en día, la gran mayoría de desarrolladoras de videojuegos invierten en buenos sistemas para prevenir y combatir la toxicidad, Riot y Blizzard son dos claros ejemplos. Facilitar al usuario herramientas de prevención como la posibilidad de silenciar o un buen sistema de reports para penalizar a los jugadores tóxicos, son esenciales para tratar de mantener una comunidad sana y no dar rienda a ambientes nocivos.

Es imposible erradicar del todo la toxicidad, pero si la comunidad ignora a este tipo de personas y los developers ejercen buenas medidas contra ellos, poco a poco habrá un mejor ecosistema alrededor del juego.

A nivel profesional, son los propios entrenadores y managers los que deben cuidar el buen ambiente del equipo y evitar cualquier actitud tóxica. Así como también son los encargados de tomar medidas contra este tipo de actitudes. Los jugadores por su parte, deben intentar mantenerse al margen de este tipo de actitudes y fomentar el buen ambiente. Si un jugador es tóxico, el resto del equipo no debe ponerse a su altura, tienen que hacer ver al compañero que ese no es el camino. Es muy importante hablarlo con el entrenador/manager para tratar de solucionar este problema de la mejor manera posible.

El bienestar de la comunidad de esports es responsabilidad de todos, debemos saber diferenciar entre ser competitivos/intensos y faltar al respeto. Jamás se deben permitir actitudes racistas, homófobas, sexistas, etc. Ignorar y denunciar a quien no actúa con educación es muy importante, reducir la toxicidad está en nuestras manos.

Cómo curiosidad, Riot creó un pequeño test para saber cuál es nuestro tipo de toxicidad y como combatirla.

Twitter
Facebook
Tags: