Esports parte de la cultura Pop

Los esports siguen en auge, con unos ingresos esperados para la industria de más de mil millones de euros para 2020 y una gran simbiosis con las redes sociales. Podemos entender esta situación como masiva, parte total y absoluta de la cultura popular.

Juegos como Fortnite se ha convertido en un fenómeno de la cultura pop

Atrayendo un mercado en crecimiento de jugadores y personas influyentes, juegos como Counter Strike o League of Legends lo habían hecho en su momento. Los esports forman parte de la cultura pop al mismo tiempo que las generaciones más jóvenes han crecido con Internet.

Las redes sociales se han convertido en el lugar perfecto para este contenido, desde plataformas como Twitch, que obtienen ingresos de siete cifras, hasta canales de YouTube, que atraen miles de millones de visitas.

La unión de los esports y la cultura pop tampoco se limita estrictamente a las redes sociales. Aplicaciones como TikTok cuentan con contenido creativo de la comunidad, basado en el nicho de los esports, similar a lo que en su día fue Vine.

Los esports se han convertido en un gigante donde invertir

A medida que continúan su ascenso triunfal, los grandes inversores están llegando a la industria y las ligas crecen, convirtiéndose en gigantes financieros. La industria está sostenida por una comunidad en crecimiento que se encuentra entre la cultura pop y la era digital.

La aparición de los streamers ha coincidido con el desarrollo de equipos de esports. Los equipos profesionales de esports, han atraído a inversores de importantes grupos de capital de riesgo y celebridades. Estos equipos se centran en torneos para franquicias de juegos como League of Legends, Fortnite y Call of Duty, donde el dinero del premio hace pequeño el de muchos deportes tradicionales.

Por ejemplo, el premio de Dota 2 en la Internacional de 2018 fue de más de 25 millones de dólares, algo que no pueden asumir deportes como el ciclismo o el golf. El ejemplo más reciente es el de Fortnite,  otorgando 3 millones de dólares a su flamante campeón.

La reputación de los torneos en los que compiten los equipos de esports también se ha disparado. Torneos como los Worlds de League of Legends o el Dota 2’s International llenan estadios y son transmitidos en vivo a nivel global, con un nivel de producción increíble.

Con acontecimientos como cerca de 900.000 personas viendo las finales de League of Legends, los esports se asientan en la cultura pop, marcada por la era digital.

La era digital hace a los esports parte de la cultura pop

Las empresas de la industria cuentan con un público joven, que se siente cada vez más atraído por el ecosistema digital. Se espera que la mayoría de ingresos en el sector provengan directamente de inversiones de marca como patrocinio y publicidad.

Un componente vital para los esports es su capacidad de desarrollarse en paralelo con las redes sociales, donde generan contenido viral. Por ejemplo en Facebook, Twitter, YouTube e Instagram.

A menudo, los esports son subestimados por las generaciones mayores, que prestan más atención a deportes como el fútbol o el baloncesto que League of Legends. Esta dinámica está cambiando.

La audiencia de los esports crece día a día y empresas del mundo del deporte como ESPN ya forman parte de la industria. Además, marcas como Coca-Cola y Red Bull llevan más de 5 años tratando de hacerse un hueco. Los esports se están preparando para convertirse en el mayor espectáculo audiovisual del mundo.

Con la unión de las redes sociales y la cultura digital de las generaciones más jóvenes, los esports están influyendo en la evolución de la cultura pop de los próximos años.